La crisis política del progresismo alienta la búsqueda de alternativas: COM.UN.A Analiza y Propone.

. ::
26.Ago.13 :: General

Entrevista realizada por periódico CONSTRUENDO a Mario Rossi, referente de Comuna e integrante del Comité Ejecutivo del MRO sobre la situación política nacional y la necesidad de avanzar en la lucha por el Socialismo y la unidad de los revolucionarios.



Construyendo: Mario, es objetivo, que el auge de movilizaciones, conflictos, ocupaciones, paros parciales, paros generales, posibles huelgas por tiempo indeterminado de trabajadores públicos y privados ha agudizado la lucha de clases. COMUNA y el MRO siempre han sostenido que la lucha de clases se sostiene sobre una base económica. ¿Cuáles son entonces las bases económicas de la presente situación?

Mario: las causas del auge de las luchas sociales están en la política económica del progresismo, un neoliberalismo con ribetes de asistencia social, el cual gozó de viento a favor con el aumento del precio de las materias primas y creciente primarización de la economía (soja, celulosa, arroz, carne y en perspectivas hierro y petróleo), el arribo de la inversión extranjera con patente de saqueo, la extranjerización de la economía hacia un modelo principalmente exportador, nuevos mercados importantes consumidores de materias primas (China) y un mercado interno que se ensanchó con el opulento consumo de capas altas donde se concentró el ingreso y la caída de la tasa de desempleo pero con salarios bajos, precariedad y flexibilidad laboral y un creciente endeudamiento de los trabajadores y capas medias. La crisis económica profunda del sistema capitalista comenzó a afectar a partir del 2008-2009 y desde las filas del gobierno y oposición auguran tiempos difíciles (caída de precios de materias primas, perdida de mercados, escasez de capitales ante la suba de tasas de interés especulativo en el primer mundo) en los próximos años. El proteccionismo argentino de su mercado y las medidas contra la fuga de capitales ha afectado la colocación de productos de sectores industriales nacionales y menos ingresos por turismo, la devaluación encubierta del peso argentino y la gradual del real han volcado a cientos de miles de personas uruguayas a consumir en los países vecinos, con la consecuente caída de las ventas en el mercado local, las tasas preferenciales de interés para el arribo de capitales especuladores han tirado a la baja la cotización del dólar y el gobierno se ha endeudado comprando dólares para levantar la cotización, para que sea rentable para el sector exportador, la creciente deuda externa consume un importante porcentaje de los ingresos del estado y el modelo neoliberal exige por las imposiciones de los organismos financieros internacionales que los ajustes los pague la clase trabajadora y demás sectores populares.

CONSTRUYENDO: ¿Y cuáles son los mecanismos concretos mediante los cuales se está produciendo eso?

Mario: Aumenta el desempleo, crece el pasaje a seguro de paro y el informalismo, la inflación corroe el ingreso, etc.
No se rebaja el IVA y no se aumenta el monto mínimo del IRPF, compromisos del progresismo en la campaña electoral del 2009, se decretan salarios mínimos y jubilaciones mínimas que son una burla, se reduce el gasto y la inversión estatal, el salario de los públicos es una variable de ajuste, el nuevo estatuto del funcionario público comprende la flexibilización laboral, el horario de ocho horas y aumentan las causales de despido, medidas para darles garantías al capital privado cuando se asocie con las empresas y servicios del estado, en función de la ley de las PPP. Los convenios colectivos se pautan sin recuperación, por productividad e inflación esperada, que siempre es menor que la real.

Construyendo: ¿Como ves que esta situación está repercutiendo en el movimiento obrero, que ha estado dominado por direcciones conciliadoras que han frenado las luchas populares actuando como una pata más del gobierno frenteamplista?

Mario: El gobierno del Frente Amplio es más de lo mismo de los gobiernos anteriores, y la burocracia sindical, se encuentra impotente para frenar las demandas de los trabajadores. Una muestra es la bancarrota del espacio sindical Articulación, mas allá de los intentos gatopardistas de Richard Reed, los retrocesos en recientes elecciones sindicales en gremios influenciados por direcciones pro gobierno que fueron sustituidos por diferentes tendencias clasistas (ADEOM, ADEMU, ADES, AFCASMU, AFUTU, etc.) y aún direcciones sindicales burocráticas han tenido que modificar sus posturas conciliatorias por asambleas donde ganaron mociones combativas de la minoría. El propio PIT-CNT en sus análisis del Instituto Cuesta Duarte reconoce que 800 mil trabajadores no llegan a 14 mil pesos, cientos de miles trabajando fuera de planilla, y el salario mínimo de 8500 es la sexta parte de la canasta familiar. Los Economistas de Izquierda critican al gobierno por la distribución de la riqueza y el Ministro economista Olesker considera que el modelo está agotado.
No hay duda que los conflictos acotados, aislados, frenados y abiertamente traicionados por la burocracia sindical pro gobierno de los años anteriores fueron dejando una experiencia de la hipocresía progresista en su doble discurso, experiencia, en algunos sectores de trabajadores, pero que ahora ha irrumpido en vastos sectores, donde decenas de miles de trabajadores sienten la burla, la represión, la experiencia de servicios esenciales, son denostados, difamados, transitando lo mismo que tuvieron los trabajadores municipales de Montevideo durante 20 años. Sin duda, estamos en una etapa diferente de la lucha de clases, donde decenas de miles de trabajadores se sacuden la tutela política del progresismo.

Construyendo: ¿Cuáles serían las características de esta nueva etapa?

Mario: Estamos viviendo, salvando las diferencias, un proceso similar a cuando en la década del 60 las direcciones sindicales votadas por los trabajadores eran de tendencias socialistas, comunistas y anarquistas y sin embargo los mismos trabajadores votaban en las elecciones nacionales a los partidos tradicionales.
Hoy los trabajadores están votando en los sindicatos a militantes de diferentes tendencias clasistas que no pertenecen a la burocracia sindical progresista, aunque vienen sosteniendo una adhesión electoral al progresismo. Y a fines de la década del 60 con el auge de las luchas se fue conformando un espacio donde las masas irrumpen sacudiéndose la influencia de los partidos tradicionales, con los frentes del 62 (Unión Popular y Fidel) y el FA del 71, la lucha armada, partidos de trabajadores que no comulgan con los frentes populares, etc. Ahora es preciso, gestar el espacio alternativo por dentro y fuera de las elecciones, de acuerdo a las tácticas que los sectores clasistas y revolucionarios entiendan.

Construyendo: Entonces cuál es la proyección para el próximo período pautado por el proceso electoral que va hasta el 2015. ¿El progresismo con Tabaré Vázquez corre riesgos por la derecha y por la izquierda?

Mario: Intentemos a la luz del instrumento de análisis de los trabajadores, el materialismo dialéctico e histórico, lo que se denomina la previsión científica.
El segundo gobierno del progresismo trae la novedad de una segunda vuelta, que no había sucedido en el 2004, un solo voto de diferencia en la Cámara de Diputados (50 a 49) y habiendo ganado en las municipales del 2005 Salto, Paysandú, Florida y Treinta Tres las pierde en 2010 y retiene Montevideo bajando del 61% con Erlich al 45% con Olivera, lo mismo pasa en Canelones y desde las propias filas progresistas se considera una mala votación. El porcentaje de votos nulos y en blanco es histórico en todos los departamentos. El gobierno de Mujica tiene una sostenida caída de adhesión que se refleja en las elecciones internas del 2012. En las mismas, las giras previas de candidatos, solos o en conjunto, se suspenden por escasa convocatoria y son sustituidas por una desmesurada propaganda televisiva. Los resultados muestran 50 mil participantes menos que en la anterior, un 16% de votos en blanco a candidatos ( 27 924 sobre 170 mil) y un 23% de votos en blanco a sectores (39.430 sobre 170 mil). En la lucha de sectores el MPP pierde la hegemonía frente a la coalición Líber Seregni y gana Mónica Xavier y Vázquez hacia el futuro. Crisis política entre Mujica y Astori por los cambios ministeriales y las filtraciones informativas. Esta crisis se suma a las crisis sobre al impuesto a la concentración de las tierras y la abortada ley de caducidad, aunque las diferencias no modifican la línea general neoliberal. Declaraciones indignadas de referentes del astorismo, Michelini amenazando que las mayorías parlamentaras serían fagocitadas por las actitudes del Presidente. Senadores, candidatos a Intendentes y altos jerarcas del progresismo se pasan a las filas de la oposición. Comienza la oposición a enfrentar al gobierno, interpelaciones, votos de censura, denuncias de corrupción, política internacional. Se crea el partido rosado que ganará intendencias frenteamplistas y el progresismo aún, ante un eventual tercer período perdería diputados en el interior, por lo tanto sería minoritario en las cámaras.
Los partidos tradicionales no tienen un enfrentamiento a los ejes de la política económica, hacen hincapié en la mala gestión, salvo el rechazo del impuesto a la concentración de inmuebles .

Construyendo: ¿Y como repercute esto a la interna del progresismo?

Mario: Las disputas internas del FA, como un partido tradicional más, se basan en espacios de poder burocrático, caída de ministros, peleas por cargos en la administración, cargos altos y medios como lo han denunciado dos diputados del MPP que renunciaron a sus bancas – son unos cinco mil cargos de altas remuneraciones, entre gobierno nacional e intendencias – sin contar las posibles comisiones sobre adjudicaciones y “licitaciones” – Las luchas son entre sectores de una burocracia de funcionarios vendidos al peor postor en su camino de enriquecimiento ilícito basada en la corrupción, lo más ejemplarizante son Casinos, PLUNA y Aratirí, (adjudicada la explotación del hierro por 30 años sin licitación). El progresismo se abraza desesperadamente a un T. Vázquez que ha “descubierto que el imperialismo ha cambiado” lo que no dice que para “pior”. Gira el FA hacia la derecha y hacia el Norte.

Construyendo: En definitiva, ¿afirmás que se esta frente al agotamiento del progresismo?

Mario: El rechazo a las políticas del gobierno se ha manifestado en marchas y concentraciones multitudinarios y juntadas de firmas (ambientalismo, contra minería a cielo abierto); miles en la marcha de la enseñanza, al PIT-CNT las luchas clasistas le arrancan a regañadientes paros generales, la derecha reciclada consigue más de 300 mil firmas por el tema de la seguridad forzando un plebiscito en el 2014. Las encuestas electorales muestran una caída de la adhesión popular al Presidente, al progresismo, hay un creciente “ a estos no los voto más·” y voto en blanco, aunque sigue vigente el voto útil y el “menos malo”
Hay un deterioro evidente del progresismo, hay votos prestados que volverán a sus orígenes, un reciclaje de la derecha y también hay un espacio de izquierda disperso, fragmentado de contenido clasista y de lucha por el Socialismo a desarrollar y unir.

Construyendo: ¿cuáles serían los caminos? ¿qué proponen COMUNA y el MRO?

Mario: Todo lo contrario a lo que hace el progresismo, que configuran los renegados de izquierda. Ellos remiendan el capitalismo caduco, enfermo, en su etapa terminal, están a su servicio. Nosotros un frente de izquierda, un auténtico frente de izquierda que lucha por el Socialismo, lo nuevo, la alborada de la humanidad, sin fantasmas del pasado, al servicio de los trabajadores. Han gobernado los oligarcas con los partidos blanco y colorado; la mediana y pequeña burguesía , profesionales y capas de aristocracia obrera con el progresismo, ahora nos toca a nosotros los trabajadores y deben sufrir todo el peso de la clase .
El progresismo es pro imperialista – Nosotros su contrario – el antimperialismo, que se traduce en la ruptura con el FMI, el BID, elBM, etc.; el no pago de la deuda, la denuncia de cualquier tratado de inversiones, no a los tratados de libre comercio, liquidación de zonas francas, eliminación de privilegios a la inversión extranjera, expropiación y nacionalización o estatización de las empresas extranjeras, expropiación de los latifundios madereros, sojeros, arroceros, cese de envíos de tropas a los enclaves imperialistas, etc. . Impulsar el histórico programa de defensa del patrimonio y soberanía nacional
El progresismo acuerda con la gran burguesía aliada al imperialismo – Nosotros su contrario - lucha contra los banqueros, terratenientes, grandes comerciantes, lucha contra los patrones, por lo tanto reforma agraria, reforma urbana, reestatizaciones, remunicipalizaciones, formar empresas cooperativas y autogestionarias de trabajadores expropiando las que estén en manos de capitalistas, la propiedad privada sustituida por la propiedad social.
El progresismo le brinda todo de exenciones al capital, fija salarios de hambre, mantiene el desempleo, coloca impuestos a sueldos y jubilaciones, el IVA a los elementos de la canasta básica, aportes del pueblo al sistema de salud y los aportes de seguridad social los coloca en manos de los especuladores de las AFAPS. Nosotros su contrario, salario ligado a la canasta familiar, política de pleno empleo, eliminación de todo impuesto al salario, jubilación , eliminación del IVA a todo producto de consumo popular, impuestos al capital, a los depósitos, al patrimonio, a la ganancia, a la herencia, impuestos a los privilegiados.
El progresismo utiliza el estado como instrumento de opresión, burocrático –militar. Políticos burócratas que se eternizan en cargos con sueldos de privilegio, propietarios de sus cargos, mienten y no rinden cuenta de sus actos. Utilizan los mecanismos de presión (policía , ejército, jueces) para sojuzgar a los trabajadores. Nosotros debemos destruir ese estado y convertirlo en un instrumento de liberación nacional y social. Desmantelamiento del ejército y posterior disolución. Milicias populares, “pueblo reunido y armado”. Nuevo pacto social hegemonizando las mayorías populares. Nueva constitución participativa, llevando lo representativo al mínimo funcionamiento. Rotación de cargos, mandato en estructuras colectivas, rendición de cuentas, destitución, eliminación de la carrera política, quien haya sido elegido en un cargo no puede volver a presentarse, salario de los cargos igual al de un trabajador.

Construyendo: COMUNA plantea exigencias programáticas y nuevas formas de hacer política ¿es posible?

Mario: el MRO tiene 52 años de existencia , con la concepción guevarista como guía de que “es imperdonable no utilizar las elecciones de la democracia burguesa para hacer avanzar el programa como es imperdonable no lanzar la lucha armada cuando las condiciones lo permitan”, nuestra práctica avala estas concepciones. Hemos participado en elecciones y con candidatos. Hemos cofundado el FIDEL, FA, Patria Grande, el MPP, Nos retiramos del FA en 1993 porque entendimos que el giro hacia la socialdemocracia era imposible de cambiar por dentro, otros nunca pertenecieron, otros lo hicieron antes, otros después, ahora hay militancia que se va, la burguesía nos divide, trata de confundirnos, etc. . La unidad del espacio de lucha por el Socialismo no es una línea recta, HOY SE PRESENTA LA POSIBILIDAD DE FUSIONAR EL PROGRAMA REVOLUCIONARIO CON EL PUEBLO, MEDIANTE EL PROCESO ELECTORAL, SI NO SE CRISTALIZA, LA LUCHA DE CLASES ES PERMANENTE.

Votamos en blanco en 1994, 1999, 2004 y en el 2009 tras un frustrado intento de Comuna de unificar el espacio con una serie de principios que consideramos vigente:
Unidad sin exclusiones, programa histórico de liberación nacional y social consustanciado con la realidad.
Nuevo sujeto político que unifique a quienes lo compartan.
Democracia directa y participativa sobre la democracia representativa.
Nueva forma de hacer política: con listas únicas, eliminando sublemas donde prima el “tanto tenés tanto valés”, rotación de cargos, rendición de cuentas, relevos, estructuras colectivas, mandato,
Y sobre todo generar un instrumento de lucha que trascienda lo electoral.

Durante 20 años hemos votado en blanco y no hemos desaparecido, trascendemos lo electoral, estamos con los de abajo y a la izquierda.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google