Editorial de Construyendo N°56. Un gobierno Cómplice

. ::
26.Ago.14 :: General



La tapa del presente número de CONSTRUYENDO hace referencia a las repercusiones en nuestro país del genocidio desatado por el Estado Terrorista de Israel contra la población Palestina.

Es imposible expresar en palabras el horror que esta generando a nivel mundial la matanza sistemática de la población civil palestina por parte del aparato militar israelí, amparado por los Estados Unidos, al mismo tiempo que es imposible plasmar en papel la admiración que despierta la heroica resistencia de ese pueblo y sus organizaciones de vanguardia.

En todo el mundo se multiplican las acciones de masas en repudio a esta nueva muestra de la bestialidad imperialista haciendo que, al menos en hechos simbólicos, la mayoría de los gobiernos deban rechazar la política del Estado Sionista.

Los sectores más conscientes de nuestro país no han sido la excepción y se han producido varias manifestaciones en repudio a la agresión sionista exigiendo al gobierno la ruptura de relaciones con dicho Estado.

Actualmente el Uruguay es uno de los cuatro países sudamericanos que no han roto relaciones con Israel. Venezuela, Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador y Chile ya lo han hecho.

Sería la mínima acción que se podría esperar ante una acción tan bestial, ante este genocidio desembozado como lo han reconocido los propios miembros del gobierno uruguayo.

Sin embargo ninguna medida de este tipo se ha tomado ni se tomará por parte del Frente Amplio ni tampoco, por supuesto, por parte de ningun partido de la oposición parlamentaria.

Es que la presencia sionista en nuestro país esta profundamente instalada en la estructura misma del estado, mas allá del gobierno de turno. Todos los presidentes del país han sido reconocidos públicamente por el sionismo como sus fieles mandaderos.

En 2010 la Organización Sionista del Uruguay otorgó a José Mujica, el Premio Jerusalem. De la misma manera habian sido premiados los ex presidentes Julio María Sanguinetti, Luis Alberto Lacalle, Jorge Batlle y Tabaré Vázquez, quien fue el primero en recibirlo hace 20 años cuando era Intendente de Montevideo.

De ninguna manera el gobierno frenteamplista tomaría la medida de romper relaciones con el sionismo porque este representa los intereses de importantes sectores de la gran burguesía mundial y es instrumento a su vez del imperialismo norteamericano, imperialismo al que este gobierno no se cansa una y otra vez de reiterar su total sometimiento.

Este aspecto del gobierno frenteamplista es inseparable de toda su política, una política donde los recientemente denunciados casos de corrupción son otra parte fundamental.

Es ya ampliamente conocido el caso PLUNA, donde a medida que pasa el tiempo queda cada vez más claro que se trato de una burda maniobra para generar una buena oportunidad de lucro al capitalista argentino Lopez Mena, y donde ahora se agrega la prueba de la existencia de un pacto entre el gobierno y el mencionado capitalista, por el cual el gobierno uruguayo se comprometió a no iniciar ningún tipo de acción en su contra, tal cual lo había hecho antes con el Campiani, responsable del vaciamiento final de la empresa.

López Mena, dueño de la naviera Buquebus y la aerolínea BQB, y que en marzo de 2013 acordó inicialmente con el Banco República y el Ministerio de Economía hacerse cargo del aval de US$ 13,6 millones que debía pagar la aerolínea española Cosmo por el frustrado remate de los aviones de Pluna, recibiò del gobierno frenteamplista indemnidad a todas las empresas y personas físicas relacionadas a la subasta.

Pero además se suman recientemente otros casos ampliamente difundidos por la prensa, debido claro esta al interés que ahora manifiestan los partidos tradicionales de la derecha en difundir este tipo de cosas que obviamente conocían desde siempre, pues ellos mismos son parte de la misma estructura estatal que las genera constantemente.

El último caso que ha tomado estado público es de especial importancia ya que involucra no solo al gobierno directamente sino también a integrantes de la cúpula sindical que le es servil.

Nos referimos al caso de Alfredo Silva miembro del directorio de ASSE, nombrado por la cùpula del movimiento sindical como representante de los trabajadores en ese organismo, y Heber Tejeira, el funcionario de ASSE encargado de la Comisión de Tercerizados de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), quienes estuvieron involucrados en casos de sobrefacturación, coimas y diferentes negociados.

Este episodio ilustra a las claras, acompañado si se quiere por el también reciente caso del programa de vivienda del PIT-CNT, que al pasar a fusionarse con la estructura estatal las cúpulas sindicales comparten también el destino de los funcionarios del gobierno, el destino de caer en la corrupción inherente al Estado capitalista.
En definitiva la coyuntura política sigue desnudando, cada día con mayor claridad, la complicidad total de este gobierno con los crímenes de todo tipo que lleva adelante la burguesía tanto a nivel local como internacional, burguesía de la cual este estado es instrumento, sea quien sea quien lo administre.

Cambiar esto, claro está, no pasa por la instancia electoral de octubre, sino por la lucha popular contra este gobierno y el que venga, sea cual sea.

———————————————————-
Publicado en CONSTRUYENDO N°56 Agosto de 2014

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google