Mensaje al Pueblo Oriental N.6 - Ante el Balotaje del 29 de noviembre

\”COMUNA considera que se ha abierto una etapa de unidad más profunda, basada en la coordinación de las organizaciones políticas y sociales, para participar y apoyar las luchas presentes y las que se avecinan enfrentando al ajuste fiscal para el pago de amortizaciones e intereses de la deuda externa, a las privatizaciones, a las medidas antipopulares que afectarán a las grandes mayorías en materia de empleo, salario y recursos para educación, salud y vivienda y también para enfrentar las medidas represivas que el futuro gobierno (progresista o de coalición) no dudará de aplicar contra el pueblo\”



En su sesión ordinaria de la COMISION UNITARIA NACIONAL, efectuada en Montevideo, el 14 de noviembre declara:

CONSIDERANDO:

1) Que hemos denunciado hasta el hartazgo que la socialdemocracia recicla a las derechas y una vez más ha sucedido, como lo prueban los resultados de las elecciones del 25 de octubre, con un crecimiento del Partido Colorado encabezado por Pedro Bordaberry (ala derecha), el Partido Nacional llegando al balotaje, con el Herrerismo liderado por Lacalle (ala derecha), mientras se sigue procesando el vaciamiento programático y la derechización del FA, bajo la fórmula Mujica-Astori.

2) Que el objetivo principal del progresismo de ganar en primera vuelta ha sido derrotado, cosechando menos votos que en el 2004 y ha comenzado el proceso de deterioro de una fuerza autodenominada de izquierda que llevó adelante una política económica neoliberal, fondomonetarista y continuista. El progresismo no cosechó un voto castigo mayor porque durante su gobierno se vivió una coyuntura internacional favorable en precios y mercados de nuestros productos tradicionales, recursos que fueron dirigidos hacia el pago y adelantamiento de pagos de la deuda externa, compromisos con la inversión extranjera y el capital especulativo como plaza financiera, algunas mejoras en materia de salario y empleo sin llegar a la recuperación de lo perdido en la crisis del año 2002 (gobierno de Jorge Batlle), mientras que los trabajadores siguen sumergidos con un salario mínimo de 4500 pesos y jubilaciones de 2000 pesos; el 70% de los salarios no superan los nueve mil pesos, el 40 % de los empleos son informales (en negro), y el índice de desocupación está en ascenso, llegando a dos dígitos, y aumentando la brecha entre ricos y pobres. Esto ha sido denunciado desde las filas del progresismo (Senador Gargano y Economistas de Izquierda). El asistencialismo del Ministerio de Desarrollo Social ha generado un clientelismo político al mejor estilo de la demagogia de los partidos tradicionales y que se encuentra inscripto en las medidas fondomonetaristas de contención de la lucha social de los excluidos.

3) Que la campaña electoral demostró que los proyectos económico-sociales y políticos de los partidos con representación parlamentaria no tienen diferencias, los matices están en el ritmo y la forma de instrumentarlos. Son todos proyectos neoliberales y fondomonetaristas; todos aspiran atraer la inversión del capital financiero internacional, ser una plaza financiera y país celulósico-transgénico, todos predican la reducción del papel del estado (motosierra o no de por medio); en materia de seguridad pública alientan mecanismos represivos frente a los delitos de origen social; y todos son amantes del pacto social y del gobierno de coalición. En política exterior todos se arrastran ante el amo imperial.

4) Que el plebiscito del 25 de octubre contra la impunidad cosechó una derrota electoral fríamente calculada desde hace muchos años por la conducción socialdemócrata del progresismo. Se inicia con el Pacto del club Naval y sus sesiones secretas sin actas, donde se comprometió el progresismo al olvido y al “perdón”. Las consignas de juicio y castigo fueron desmontándose por verdad y justicia hasta la “solicitud” de saber la Verdad. Los responsables del golpe terrorista de estado (imperialismo, oligarquía y FFAA) fueron interlocutores válidos para el progresismo. La conducción del MLN-Tupamaros en un maridaje degradante con los Tenientes de Artigas, sector de las FFAA especializado en las torturas. La conducción del Partido Comunista con Ministerios en el gobierno progresista neoliberal y fondomonetarista, aceptando los tratados de Protección de Inversiones y Libre Comercio, el envío de tropas nacionales a los enclaves de intervención imperialista (Haití y Congo); empeñados en educar a la clase trabajadora en la conciliación de clases y el pacto social, la domesticación ante el imperialismo y la prédica de que los organismos financieros internacionales han cambiado “para bien”. El ablandamiento de la lucha contra la impunidad integrando la “Comisión de la Paz” inventada por Jorge Batlle. Las bancadas de senadores y diputados progresistas votando ascensos a militares comprometidos con la violación a los DDHH. Tabaré Vázquez aceptando Comandantes en Jefe implicados en “vuelos de la muerte” y eligiendo el 19 de junio buscando la “complicidad” de la figura de Artigas para el “Punto Final”. La condena al gobierno progresista de organismos internacionales de DDHH (Naciones Unidas y OEA) por su política de cárceles, generando en la ciudadanía la imagen de que violar los DDHH no es tan grave, hasta los progresistas lo hacen. Disponiendo de mayorías en las cámaras no anularon la ley de caducidad. Terminando los candidatos del FA ignorando el tema de la impunidad en la campaña electoral hacia las elecciones de octubre. Era el precio a pagar, para encaramarse en el gobierno y ser reconocidos como serios defensores de los intereses imperialistas y de la gran burguesía.

5) Que el espacio electoral de la izquierda consecuente se cuantifica en: parte de los 21 mil votos en blanco (que incluyen 15 mil con la papeleta del SI), parte de los 28 mil votos anulados y los 16 mil votos de la Asamblea Popular–Izquierda Unida. La fragmentación del espacio de la izquierda consecuente, continúa fruto de una correlación de fuerzas desfavorable para las luchas clasistas y por el socialismo, ante la ofensiva imperialista y la hegemonización de la socialdemocracia en el plano internacional, regional y nacional. En nuestro país, el progresismo en el gobierno lentamente ha comenzado un proceso de deterioro, que ha provocado desprendimientos orgánicos como el 26 de marzo y el Movimiento liderado por Sarthou. El desarrollo desigual de organizaciones de izquierda consecuente en historia, estrategia, programa y organización, donde existen entre ellas algunas que nunca fueron frenteamplistas, otras que se retiraron en la década del 90 y principios del 2000 y las que se desgajaron recientemente, ha sido el factor fundamental que dificultó y dificulta la unidad sin exclusiones del espacio y causa circunstancial para no lograr presencia parlamentaria.

6) Que Comuna se pronunció, junto a otras organizaciones políticas y sociales sumado a referentes de la izquierda consecuente, por el voto en blanco con apoyo al plebiscito contra la impunidad, ha declarado su firme compromiso de seguir trabajando por la unidad sin exclusiones del espacio, a través del Consejo de la Unidad. COMUNA considera que se ha abierto una etapa de unidad más profunda, basada en la coordinación de las organizaciones políticas y sociales, para participar y apoyar las luchas presentes y las que se avecinan enfrentando al ajuste fiscal para el pago de amortizaciones e intereses de la deuda externa, a las privatizaciones, a las medidas antipopulares que afectarán a las grandes mayorías en materia de empleo, salario y recursos para educación, salud y vivienda y también para enfrentar las medidas represivas que el futuro gobierno (progresista o de coalición) no dudará de aplicar contra el pueblo.

EN FUNCION DE ESTOS CONSIDERANDOS, CONVOCAMOS A ANULAR EL VOTO PARA EL 29 DE NOVIEMBRE Y A EXPRESAR EL REPUDIO DEL MANTENIMIENTO DE LA IMPUNIDAD COLOCANDO EN LO POSIBLE LA PAPELETA DEL SI ROSADO

COMISIONES UNITARIAS ANTIIMPERIALISTAS ARTIGUISTAS (COMUNA)
POR LA LIBERACION NACIONAL Y EL SOCIALISMO

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google