Declaración Política de la Comisión Unitaria Ejecutiva ante un nuevo aniversario de la muerte de José Gervasio Artigas

24.Sep.10 :: General

\"\"



Ante un nuevo aniversario de la muerte de José Gervasio Artigas, Protector de los Pueblos Libres (Liga Federal) y Jefe Político- Militar de los Orientales, la Comisión Unitaria Ejecutiva en su sesión ordinaria del 23 de setiembre de 2010, declara que:
1) El proceso revolucionario artiguista coronado con éxito con la creación de la Liga Federal y el Gobierno de la Banda Oriental, fue derrotado por las conspiraciones imperialistas y de unos pocos de las propias filas revolucionarias, que abortaron un proceso de emancipación auténticamente americanista basado en la soberanía, la independencia y justicia social.
2) Esta revolución inconclusa, nos ha dejado principios y enseñanzas que nos comprometen a todos en la consecución de la lucha por la segunda y definitiva independencia.
3) El legado artiguista sintetizado en un conjunto de principios ideológicos, estratégicos, programáticos y organizativos nos permite ser continuadores y asumir nuestra condición de artiguistas.
4) Dicho legado establece que:

- Artigas asumió el pensamiento mas avanzado de la época, asumió la teoría de vanguardia. Hoy, sobre este tema, para ser Artiguista, es necesario asumir la teoría de vanguardia de nuestra época, hay que asumir la ideología de los trabajadores.
- Artigas planteó la independencia política y económica de todo poder extranjero. Hoy, sobre ese tema, para ser Artiguista, es preciso ser antiimperialista, y romper con todos los lazos de sujeción económica. Romper con los organismos financieros internacionales y no pagar la deuda externa, principal instrumento de dominación imperial y empobrecimiento de las mayorías.
- Artigas instrumentó una doctrina económica de avanzada que destrabó las fuerzas productivas de su época, impulsó el capitalismo sobre los resabios feudales de producción. Hoy, para ser Artiguista, hay que luchar por el socialismo, la doctrina económica de la clase revolucionaria de nuestro tiempo – la clase obrera -. La planificación en vez del mercado y la propiedad socializada sobre la propiedad privada.
- Artigas gobierna privilegiando a los indios, los negros y los criollos pobres y repartió – el instrumento principal de producción, que era la tierra - entre los más infelices. Hoy, para ser Artiguista, es preciso plantear la revolución agraria – con la confiscación del latifundio e impulso de la producción con empresas colectivas, cooperativas de autogestión y estatales entre los desposeídos de nuestra época – los trabajadores de la ciudad y el campo y sectores marginales. y amparando a los pequeños productores.
- Artigas consideró una Patria Grande – regional y federal – de pacto político entre iguales – sin que nadie fuera más que nadie. Hoy, para ser Artiguista, es preciso plantear la eliminación del MERCOSUR y la instrumentación de una federación de repúblicas socialistas latinoamericanas.
- Artigas implementó el reglamento aduanero complementario del reglamento de fomento de la campaña de su época, para que el fruto del trabajo quedara en manos de los americanos. Hoy, para ser Artiguista, es necesario proteger el patrimonio y la industria nacional y regional con tarifas aduaneras, entregando las grandes empresas privadas de producción y comercio a los trabajadores.
- Artigas predicó la libertad en toda su extensión imaginable – libertad económica, religiosa, libertad de opinión, libertad de asociación – Hoy, para ser Artiguista, es necesario plantearse la liberación de la explotación y la alineación capitalista del consumismo e ir forjando un hombre – mujer nuevo motivados por los valores de lo social sobre lo individual, la solidaridad frente al egoísmo y la lucha por la justicia social contra el enriquecimiento de unas minorías mediante la explotación y opresión de las mayorías.
- Artigas fue un apóstol, un abanderado de un ideal, se manejó con principios, con un compromiso con el pueblo, donde su sistema estaba integrado, una parte defendía a la otra, había medidas inmediatas logradas bajo su gobierno y otras de largo alcance. Fue derrotado y su mayor victoria es la inmortalidad de su ejemplo y la validez de su mensaje. Hoy, para ser Artiguista, es preciso asumir la lucha por la liberación nacional y el socialismo. Para ser Artiguista es preciso ser un apóstol, un abanderado de un ideal, que una estrella socialista guíe y consentir con aquello que es lo esencial de una causa justa y valedera.
- Tres tipos de conductores se dieron en aquella época
A) Artigas – armado ideológicamente de una concepción clara del desarrollo de los acontecimientos y conocedor de su tierra y su gente, con propósitos claros inmediatos y a largo alcance. Con noción de los peligros y enemigos que enfrentaba,
B) Otros caudillos elementales, salidos del pueblo, también interpretaron sentimientos y necesidades de su pueblo, pero sin preparación, intuitivos, pasionales, resultaron contradictorios con lo que querían defender consciente e inconscientemente.
C) La otra, los triunfadores del momento – los pragmáticos, realistas, ilustrados, ajenos al pueblo, pero cerca del poder, de los círculos del poder, calculando lo posible, lo sensato, lo que atendiendo a sus intereses no están dispuestos a enfrentar a los poderosos de turno, los que se acercaron a los ingleses, a los portugueses y estuvieron ofreciendo nuestras tierras a cuanto monarca les asegurara el orden de los negocios y la garantía de unos mercados. Fueron la mayoría de los constituyentes del 30, el gran patriciado, los “doctores”, los que “sin consultar al pueblo saben lo que ellos necesitan”.
5) Hoy , en nuestra época pasa lo mismo, los mismos tipos de conductores:
A) Hoy, estamos, los que intentamos transitar el sendero Artiguista, luchando en condiciones adversas, como lo fue todo el proceso artiguista, convencidos de la justeza de nuestra causa, pero seguros de la vocación irrenunciable de los trabajadores junto al pueblo de luchar por la revolución y el socialismo
B) Al igual que los caudillos elementales confundidos existen militantes sacrificados, empeñados en la defensa de lo popular, militantes barriales, sindicales, sociales que empujan un proyecto de una izquierda moderada y conciliadora, neoliberal y fondomonetarista , que nada asume del legado Artiguista, son instrumentos de ajenas ambiciones.
C) Al igual que “los triunfadores del momento están , los “sensatos”, los pragmáticos, los “maduros”, los “realistas”, los opositores constructivos, los exguerrilleros “artiguistas”, los que “tanto te digo una cosa como la otra”, los que no pueden sostener con sus actos lo que se comprometieron o dijeron el día anterior, los progresistas acollarados al imperialismo y gestores de la unidad nacional con los eternos explotadores, los que han extranjerizado la economía, los que protegen las inversiones extranjeras, los que han abierto nuestra economía a saco de las multinacionales y lucen orgullosos como siervos fieles, la posibilidad de “grado inversor”, los que ostentan como una medalla de honor la buena amistad con el imperialismo más genocida y asesino de todos los tiempos, los que calculan el precio de la infamia para abatir el presupuesto militar en la complicidad con las aventuras imperialistas de Haití y el Congo, los que están dispuestos a pagar la deuda externa, a no tocar la banca ni el secreto bancario, no están dispuestos a expropiar el latifundio ni hacer la revolución agraria, los que saquean los ingresos populares con impuestos a sueldos y jubilaciones, en definitiva los que no están dispuestos a expropiar a los expropiadores y sí están dispuestos a ser ruedas de auxilio del gran capital. Los que eternamente se vendieron por un plato de lentejas o se vendieron por sueldos cuya base es, hoy, el sueldo de un parlamentario ( 30 veces el monto de un sueldo mínimo).

“Yo no soy vendible, ni quiero más premio por mi empeño que ver libre mi nación”. José Artigas

COMUNA

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google