Estrategia y Táctica Militar Artiguista. La Defensa de la Revolución. Parte II

ARTIGUISMO - CHARLA V-
24 DE SETIEMBRE de 2010. Segunda Parte



ALGUNOS ASPECTOS COMPLEMENTARIOS DE LA ESTRATEGIA Y TACTICA MILITAR ARTIGUISTA

1)Ambiente militar de la época
- El soldado español que vino a las colonias era aguerrido, duro y valiente. Ha peleado contra los moros, en las guerras feudales y en las guerras europeas. Las tropas españolas estaban instruidas y armadas de acuerdo a la época. La infantería con fusil y bayoneta. Las batallas se desarrollaban con la infantería en el centro, la artillería en los costados y la caballería retrasada para salir al socorro de las presiones sobre la infantería o maniobras envolventes, si se conseguía la victoria, era la encargada de perseguir. Las tropas españolas y portuguesas nunca tuvieron problemas de aprovisionamiento, les llegaba por mar o desde el Brasil.
2)Las fuerzas revolucionarias Siempre estuvieron en inferioridad de condiciones en número, armamento y aprovisionamiento, tuvieron a favor el conocimiento del terreno, la adhesión de la población y una entrega y sacrificio emanado de la causa revolucionaria. Algunos jefes revolucionarios fueron instruidos por los españoles al pertenecer a regimientos antes del proceso revolucionario. Cuando estos jefes militares formados por los españoles armaron las divisiones revolucionarias los hicieron copiando, pero adaptándose al terreno y al soldado, siendo la caballería el arma principal de lucha y el armamento la lanza. Hubo zonas diferenciadas, la selva misionera y las planicies. El grueso de las batallas en el marco de la estrategia de Artigas se dieron en las zonas del sur (Corrientes, Entre Ríos y la Banda Oriental), hábiles para maniobrar. El líder revolucionario nunca desplazó tropas gauchas a las zonas selváticas, se las dejó a Andresito y sus indios misioneros.

3)ARTIGAS – SU FORMACION PROFESIONAL
Viene de familias militares (abuelo capitán de corazas y padre capitán de milicias). Artigas, conoce desde su niñez las tareas rudas del campo, durante cuatro años dirige la estancia de El Sauce, y conoce en su etapa de contrabandista, el terreno y la forma de pelear al convivir con los indios y los grupos de contrabandistas.
Al ingresar al Regimiento de Blandengues (debe proveer 80 reclutas, cinco caballos y costearse el equipo) lo forman como oficial español y recorre la campaña en operaciones menores de represión al contrabando y correrías de materos, ante las invasiones inglesas se enfrenta a ejércitos bien entrenados y armados (participa en varios combates, es tomado prisionero y confinado en un barco inglés). Cuando deserta y se pasa a Buenos Aires, es subordinado a Belgrano primero y a Rondeau después, pero cuando asume la Jefatura de las fuerzas revolucionarias, enfrentando a españoles, portugueses y porteños, es un Jefe militar experimentado y conocedor del terreno, de las técnicas de guerra y reconocido por el pueblo y las tropas. Se vio limitado por recursos y por la casi ausencia de artillería, la táctica se reducía a infantería en el centro y a ambos lados divisiones de caballería.
4) Las campañas militares artiguistas se pueden clasificar en: a) Las Piedras y éxodo (1811-1814); b) contra los porteños (1814-1815); c) contra la invasión luso-brasileña (1816-1820); d) las campañas de los corsarios.
5) Desde antes de 1810, agitadores recorren la campaña para “comprometer” (Joaquín Suarez, Bauzá, Melo, Figueredo); se desarrolla la conspiración y clandestinidad de las fuerzas revolucionarias, patriotas e integrantes de las logias se organizan y van formando estructuras revolucionarias que pasarán a ser los futuros combatientes. Patriotas de prestigio comprometen sus peonadas y a sus amigos: Blas Basualdo en el norte, Redruello y Julián laguna en Artigas y Salto, Llupes, Bauza y Zúñiga en Canelones, Delgado en Cerro largo, los hermanos Rivera en Durazno, Baltasar Bargas en Soriano, Otorgués en el Pantanoso, Manuel Francisco en las estancias familiares de Chamizo y Casupá, Manuel Antonio Artigas con Lavalleja en Minas, etc.
6) Un capítulo aparte merece la conspiración dentro de las filas militares, donde además de la deserción de Artigas, existe un conjunto de militares que preparan la conspiración para pasarse a las filas revolucionarias. En Belén, Francisco Redruello , En Mercedes Ramón Fernández, alférez de Blandengues,
7) Hasta octubre de 1811, reunión en San José, Artigas consideraba el pueblo en armas, las milicias orientales. Sin el respaldo de las fuerzas auxiliadoras de Buenos Aires, la firma del tratado con las fuerzas españolas y la entrada de los portugueses, es preciso construir el Ejército Oriental.
8) El tratado implicaba embarcar las fuerzas sitiadoras hacia Buenos y entregar los armamentos. Artigas se niega, recibe piezas de artillería de Rondeau que va con su ejército a Colonia para embarcarse a Buenos Aires.
9) Artigas comienza a reestructurar el ejército. Crea divisiones, disciplina a sus miembros, ejecuta a cuatro bandoleros que integraban el ejército y proclama un bando que dice: “S aún queda alguno mezclado entre vosotros que no abrigue sentimiento de honor, patriotismo, humanidad que huya lejos del ejército que deshonra y que será escrupulosamente perseguido: que tiemblen pues los malevos y estén todos persuadidos que la inflexible vara de la justicia puesta en mi mano castigara los excesos en la persona que se encuentre; nadie será eximido y en cualquiera se repetirá la triste escena que va a presencia r el publico para escarmiento y vergüenza de los malevos, para satisfacción de la justicia y seguridad de los buenos militares y beneméritos ciudadanos” . El 24 de enero de 1812 se repite el hecho con el fusilamiento de dos indios salteadores convictos de asesinato. Miseria total, continuos mensajes a Buenos Aires solicitando recursos.
10) Una división hacia el Norte formada por 500 soldados y 400 indios, preserva el cuartel del Ayui. Casi sin armas, se entrenan los soldados con palos por falta de armas. Se arman los cuerpos de artillería (6 cañones, un obús y 196 hombres), infantería (dos divisiones- Manuel Artigas y Pedro Viera) y Caballería (Regimiento de Blandengues- Artigas y tres divisiones – Baltasar Ojeda, Fernado Torgués y Baltasar Bargas), totalizando 1705 efectivos. Se crea el Estado Mayor, y los servicios de Comisaría e Intendencia de Guerra. Sanidad y maestranza (armería, herrería y carpintería). Llegan 20 mil pesos de Buenos Aires para resolver las penalidades.
11) En febrero envía a Buenos Aires un Plan de Operaciones para reconquistar la Banda Oriental y Las Misiones Orientales, ante la ruptura del tratado por parte de los españoles. Plan de un táctico militar, conocedor de las zonas, cortando comunicaciones y suministros a las tropas portuguesas. Asegurar las costas del Uruguay, ocupación de los pueblos de Misiones a las espaldas de las tropas portuguesas en la Banda Oriental, ataque de tropas de Corrientes, mientras Artigas se instala en el centro de operaciones en Santa Tecla, dándoles respaldo. Les cierra los caminos de Cerro largo y les deja Maldonado o embarcarse. Buenos Aires no lo aprueba. Artigas avanza igual recibiendo refuerzos de Buenos Aires con Soler y le solicita al Paraguay 500 hombres para invadir las Misiones. Se hace un armisticio, cesan las operaciones militares y se nombra a Sarratea , jefe de todas las fuerzas, verdadero insulto a Artigas y Rondeau.
12) Durante el tiempo del Ayui, las milicias se convirtieron en tropas adiestradas y con experiencia de combates menores con los portugueses. Artigas no reconoce a Sarratea pues, implicaba una perdida de autonomía por parte de la Banda Oriental, al ejército que lo desmembrasen y al jefe libremente elegido lo desconocieran. Sarratea compró con oro y galones a jefes prestigiados que se fueron con sus tropas. Artigas decepcionado por estas actitudes en quienes había depositado su confianza declara: “ había encontrado más virtud y constancia en los gauchos que entre los hombres de educación”
13) Artigas persiste en la concepción de un pueblo reunido y armado, ante las imposiciones centralistas de Buenos Aires. Desconoce a Sarratea, se dirige a sitiar a Montevideo y exige que las tropas de Buenos Aires sean auxiliadoras. Lo consigue, se destituye a Sarratea, se nombra a Rondeau, pero el problema de fondo subsiste- federalismo contra unitarismo. “Este pueblo armado se convirtió en divisiones militares para el mejor orden para llegar a sus objetivos” “ El pueblo reunido y armado conserva sus derechos”

Estrategia –táctica- terreno

1) El teatro de operaciones artiguistas incluye la Cuenca del Plata, y un espacio formado por los Ríos Uruguay, Paraná y Paraguay y las zonas de Corrientes, Entre Ríos, Banda Oriental y Misiones. El Río Negro y las cuencas de las cuchillas dividían en dos partes a la Banda Oriental. Esta zona estaba profundamente conocida por Artigas y los jefes orientales. Siempre operaron con conocimiento del terreno y trataron de esa ventaja jugarla a favor de los combates.
2) La preparación es deficiente. Unidades improvisadas, la ventaja son las condiciones morales y físicas, los artiguistas eran excelentes jinetes. Las batallas se resolvían con cargas de caballería con predominio de arma blanca. Destreza, valentía, arrojo apela el gaucho para las faenas campestres y lo traslada a las cargas de caballería. La infantería portuguesa a partir de 1816 con su fusilería nutrida destrozó las cargas de caballería en oleadas.
3) El jefe y las tropas orientales presentaron características de todos los procesos donde la causa es justa y en inferioridad de condiciones (armamento, técnicas de combate, recursos y número superior del enemigo) o sea las causas adversas fueron motivos para desarrollar la tenacidad, valentía, arrojo y sacrificio. Las penurias, de la que hay pruebas por centenares de oficios de Artigas, solicitando recursos de todo tipo a Buenos Aires, mostraban un pueblo y ejército sumido en carencias. Estas dificultades templaron y aceraron a los combatientes. Los indios en las dos campañas contra los portugueses fueron tropas especializadas en combatir en desventaja, hostigando a las tropas enemigas, robándoles las caballadas, en una guerrilla incansable.

Las campañas de los corsarios

1) El sistema de Corso es la contratación de barcos auxiliares que hacen la guerra. Enarbola el pabellón del estado que lo contrata y presenta una carta que lo autoriza. Cruza los mares y captura las naves del enemigo por un beneficio estipulado en las cartas. Los estados pedían fianzas ante el pago de indemnizaciones por capturas irregulares. La privatización de la guerra existe desde los inicios de la lucha de clases (mercenarios y guerras por encargo).
Los estados no disponían de una marina de guerra permanente para vigilar y defender extensos dominio. En 1856 se consiguió un tratado internacional de cese del Corso, no lo firmaron EEUU, México y España, por tener escuadras débiles, ya que el cese favorecía los países con escuadras fuertes.
2) Artigas autoriza el Corso, pues sin enajenar nada de la Liga Federal, abre un frente de batalla a los luso-brasileños que se abastecían por mar y tenían un importante comercio naval con Inglaterra y el resto de Europa. A mediados de 1816 salen los primeros corsarios “Sabeyro” y “Valiente”. Hace los acuerdos con el cónsul de EEUU (Halsey). De Baltimore salieron los barcos norteamericanos que desgarraron el comercio portugués. Buques rápidos de abordaje con poca artillería. Guerra a muerte, no se rendían.
Artigas lo reglamentó: derechos y obligaciones, consta de 18 artículos. (4% sobre el valor del producto de las presas, la mitad del armamento de las presas, darán auxilio a cualquier barco del estado, enarbolarán la bandera artiguista, atacarán a buques españoles y portugueses, moderación en el trato de los prisioneros, no atacarán en las inmediaciones de los puertos neutrales). En los puertos de Colonia, Montevideo y Purificación se emitían patentes de corso.
3) De Baltimore salieron 40 navíos de corso con unos tres mil tripulantes, en el Reglamento Artigas incluyó el derecho de visita, revisar a los barcos en alta mar, revisando ruta, carga y objetivos. Se crearon Tribunales para legitimar las presas, Había puertos que devolvían las presas a Montevideo.
4) Los corsarios artiguistas fueron un flagelo en el Plata, costas de Brasil, Europa, Africa, las Antillas, en 1819 la comunicación con Europa era casi imposible. Hubo reclamaciones internacionales de Portugal en todos lados. En Europa tras la caída de Napoleón en medio de la restauración monárquica, cosechó apoyo pero inefectivo. También acudieron a EEUU, pero este laudó siempre a favor de los corsarios.

Los objetivos imperiales portugueses de convertir a la Banda Oriental en prolongación del Reino, la afirmación de los Unitarios y la posibilidad en el Plata de una Monarquía Constitucional colocaban a la resistencia de la Liga Federal en el momento de mayor sacrificio para defender el federalismo, la república y cortar las ambiciones portuguesas.

Si bien Artigas fue derrotado, triunfaron los federales en Cepeda, se desgastó la invasión portuguesa, la Cisplatina duró pocos años y la República se impuso a las veleidades de monarquías de integrantes de la Junta de Mayo.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google