Declaracion Politica de la Comision Ejecutiva Nacional

30.Sep.10 :: General

CONTRA EL GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL NEOLIBERAL Y FONDOMONETARISTA, CONTRA LA ENTREGA DEL AMARILLISMO SINDICAL, POR LA INDEPENDENCIA DE CLASE Y UNIDAD PARA LUCHAR DEL SINDICALISMO CLASISTA Y POR LA RECONSTRUCCION DE UN INSTRUMENTO POLITICO DE LUCHA POR EL SOCIALISMO



El gobierno ha lanzado una política de ajuste que le permita seguir cumpliendo con los pagos de deuda externa al imperialismo, y por adelantado si es posible, abriéndole también las puertas a sus capitales, mediante diferentes tipos de privatizaciones, al mismo tiempo que procura satisfacer las demandas de la oligarquía local.
Es por eso que presenta un presupuesto que no contempla mejoras en aéreas tan importantes como educación, salud o inversiones públicas, y que contiene una reforma de la función pública que implica una enorme pérdida de derechos a los trabajadores.
Al mismo tiempo gasta millones de dólares diarios intentando mantener el valor del dólar para satisfacer los reclamos de los exportadores, a los que además mantiene todo tipo de subsidios.
En el aspecto salarial, impulsa una virtual congelación de los salarios públicos en el quinquenio, y lo mismo para los privados, respondiendo también a las presiones de las patronales, para lo que no se presentó ninguna pauta de recuperación salarial ante los Consejos de Salario y donde se pretende atar los futuros aumentos a la productividad.
El gobierno responde así a los reclamos de las patronales que quieren congelar salarios y reclaman más subsidios del Estado para mantener sus niveles de ganancias.
En resumen vemos un gobierno totalmente servil al imperialismo y a la oligarquía, que comienza a desatar sobre el pueblo una feroz política neoliberal.
Ante esa situación se genera resistencia popular.
Son los trabajadores públicos los que en el actual momento ven más amenazadas sus condiciones de trabajo y son los que más se están movilizando.
Frente a ello se desata la acción de los sectores sindicales más afines al gobierno, intentando no solo regimentar la acción del movimiento obrero, sino impedirla a toda costa, cortando toda lucha o denuncia contra el gobierno del cual, en los hechos, constituyen un apéndice.
Los extremos a los que han llegado son inéditos, siendo el más notorio la campaña que desató la corriente Articulación contra el paro general de 24 horas que se aprobó en principio para el 6 y 7 de octubre. Al perder la votación donde se oponían a toda medida de lucha contra el gobierno, salieron públicamente a atacar a los sindicatos y corrientes que impulsaron la medida, defendiendo al gobierno del Frente Amplio.
No quedo ahí la cosa sino que maniobraron para que se volviera a discutir la medida del paro, buscando reducirla a un paro parcial. Finalmente el paro de 24 horas fue ratificado a pesar de las maniobras de los sindicalistas mandaderos del gobierno.
La situación económica del país y las políticas que aplica el gobierno del Frente Amplio, al que se han integrado los Partidos Blanco y Nacional, en un gobierno de Unidad Nacional, continuará generando resistencia popular y por lo tanto los sectores sindicales que defienden al gobierno contra los trabajadores se desnudaran cada día más. Se opondrán a toda medida de lucha y boicotearan las que se aprueben, aislaran las luchas, trataran por todos los medios que no se generalicen los conflictos, intentando conducir a la clase trabajadora por el sendero de la conciliación de clases
Ante tanta entrega por supuesto que surge la oposición del clasismo. Todas las luchas que se llevan hasta el fin, que se mantienen consecuentemente, son dirigidas por militantes y grupos clasistas, de las más diversas vertientes.
Pero ante la situación que se presenta esto no es suficiente. No alcanza con un conjunto de esfuerzos aislados para superar la acción de los aparatos sindicales del amarillismo de izquierda. Se necesita la combinación de todos los esfuerzos de los sectores clasistas para enfrentar lo que es, y será, una campaña cada vez más fuerte por aplastar cualquier lucha.
Si durante el periodo del anterior gobierno del Frente Amplio hubo que enfrentar la resistencia de los aparatos sindicales afines al gobierno contra todo intento de luchar, esta situación se verá agravada en el actual periodo donde el gobierno va por medidas neoliberales mas fuertes aún que las del anterior. La tendencia a la lucha será mayor y será mayor también la acción de los aparatos de las tendencias entreguistas para frenarla.
La situación obliga a los militantes y agrupaciones que defienden día a día la independencia de clase y los intereses de la clase trabajadora, a hacer los mayores esfuerzos por comenzar a superar una fragmentación que se arrastra desde hace mucho tiempo y que consiste en su mayor debilidad.

Ya se ha comenzado con la Coordinación de Trabajadores y Estudiantes Clasistas que ha convocado una marcha desde la Plaza Libertad al Ministerio de Economía para el viernes 1 de octubre a las 18 hrs. en un acto clasista, bajo las consignas Por la Independencia de Clase - Por la Unidad de Acción

Además de la unidad para luchar del clasismo, para dar respuesta a las necesidades del conjunto de la clase, que sufre los golpes del reformismo en el gobierno y de los conciliadores en el movimiento obrero, es preciso reconstruir la herramienta política de un espacio de lucha por el socialismo, que estando circunstancialmente fragmentado, deberá, al ejemplo de la Coordinación Clasista, agotar los esfuerzos para concretar la unidad política.

COMUNA

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google